26
Sep

La Red de Colegios condena las nuevas detenciones de periodistas en Irán

La Red de Colegios Profesionales de Periodistas, formada por los once colegios profesionales de periodistas que existen en España, quiere expresar su rechazo a la nueva oleada represiva contra la información libre en Irán, que ha provocado la detención de numerosos periodistas y restricciones en el uso de internet y las redes sociales. La Red pide a la República Islámica que ceje en sus ataques a las libertades de prensa y reclama al gobierno español que presione a su homólogo iraní para garantizar la información independiente en ese país.

El pasado 16 de septiembre, Mahsa Amini, una joven de 22 años, moría bajo custodia tras ser arrestada por la policía de la moral iraní, acusada de no vestir correctamente el hiyab. Su fallecimiento dio lugar a una serie de protestas que se extendieron rápidamente por todo el país, con reclamaciones que van desde la derogación del velo obligatorio a la caída del régimen islámico. El gobierno de Teherán está respondiendo con una violenta represión, con más de cincuenta muertos, y una vez más ha aprovechado para recortar las libertades de prensa y de expresión.

Distintas organizaciones internacionales alertaron de la detención de periodistas por informar de las protestas, así como el decomiso de sus herramientas de trabajo y el cierre de sus redes sociales. Por lo menos 18 periodistas habrían sido arrestados según los datos del Committee to Protect Journalists, aunque la cifra podría ser aún mayor. Entre los detenidos se encuentran nombres muy relevantes de la prensa independiente iraní, como la periodista Nilofar Hamedi, una de las primeras en informar sobre la hospitalización de Amini, la premiada fotógrafa Yalda Moayeri o el editor de la agencia de noticias Mukrian, Masoud Kordpur.

Al mismo tiempo, la república islámica ha restringido drásticamente el uso de redes sociales como Instagram o WhatsApp, e impuesto numerosos cortes de internet en todo el país, especialmente en el oeste del Kurdistán iraní, de donde era originaria Amini y donde empezaron las manifestaciones. Esta medida supone un nuevo intento de bloquear cualquier tipo de información sobre las protestas, dado que las redes sociales representaban uno de los pocos espacios libres en un país con un férreo control de la comunicación.

Es necesario recordar que Irán es uno de los lugares del mundo con menos libertad para ejercer el periodismo, dado que ocupa el puesto 178 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022 de Reporteros Sin Fronteras. La situación actual que vive el país debe servir para impulsar reformas que garanticen la existencia de unos medios de comunicación libres e independientes, y no para aumentar una represión contra la profesión que ya de por sí era totalmente intolerable.

Red de Colegios Profesionales de Periodistas

No hay comentarios

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Contacto